miércoles, 8 de junio de 2016

LOS JUEVES UN RELATO: GENESIS DE UN PERSONAJE





Arrolla la pierna derecha al borde dela cama y la rodilla queda pegada al mentón. Le cuesta ponerse los calcetines, pero  no acepta ayuda.
-¡Largo de aquí con ese olor a cigarrillo! El día que lo dejes podrás abrazarme- Le oigo decir con su voz severa de acento elegante, erguido como una roca, arrogante como un ciprés.
Genio y figura… Su soberbia, su insolencia pretenciosa, su afán por presumir de no necesitar de nadie envuelto en papel de un color parecido al miedo a depender.
-Aquí papá. Frente a la ventana, así verás amanecer. Parece que será un día a pleno sol, aunque  nunca se sabe- le digo siguiéndolo de cerca, a paso lento como se lo permite su bastón con empuñadura de plata y hasta donde me deja llegar sin alardear de su autosuficiencia,  blandiéndolo como un florete, punzante y amenazante como la tormenta que comienza a asomarse por el este.
Me gusta amanecer con él, como cuando lo espiaba  levantarse de su mesa de trabajo para ir a acostarse a la hora que nosotras comenzábamos a aprontarnos para el colegio.
-¡Mujeres! –rezongaba, viéndonos arreglar  faldas, blusas y trenzas, mientras mamá orquestaba el desayuno y se iba a descansar unas horas, antes de levantarse y ponerse impecable y a la moda. Entregar su proyecto se conjugaba en primera persona, mientras nosotras, sus cuatro mujeres, enamoradas y desconsoladas por no ser su prioridad, aguardábamos las migajas de un cariño cansado y desgastado, como los billetes que le gustaba mostrar, de regreso del cobro, y prontos para engrosar la cuenta bancaria.
Su cabello oscuro, su barba espesa, su mirada inquieta tratando de seducir todo lo que se presentaba al alcance de sus ojos y su sonrisa, y ese perfume varonil, penetrante, embriagador, que ningún hombre ha podido imitar.
Hoy no puede apurar ni un vaso de leche, aunque en otros tiempos, le era fácil acelerar el paso detrás de alguna falda que vestía unas buenas piernas de mujer, según me han contado algunas “amigas íntimas”, una vez muerta mamá. Hoy todo a su alrededor, anda a paso lento y cansino, su pelo está pintado de un gris ayer. Su cabeza  y su mirada se pierden en la distancia queriendo  alcanzar un mundo que nunca fue suyo, pues por miedo a que desapareciera, lo perdió al momento de tenerlo.
A pesar de todo, cada libro que abro, tiene su huella, cada palabra que pienso, tiene su letra, cada amor que busco comienza por su inicial.

..........................

14 comentarios:

  1. Impecable descripción de un personaje que, pese a la testarudez y el mal talante, se deja querer apenas conocerlo. Te agradezco que te sumaras con entusiasmo a la propuesta. Un fuerte abrazo, compañera!

    ResponderEliminar
  2. Diablos, Vivi. El penúltimo párrafo me ha puesto el vello de punta. Lo que no es solo mérito de ese párrafo, sino de como remata ese párrafo la jugada creada en los anteriores.
    Un relato precioso, pleno de sentimiento. Un buen abrazo y un brindis con el vino magnificus de Vilafamés.

    ResponderEliminar
  3. Hola "urogualla", (fémina del urogallo pájaro por aquí muy protegido): parece que esta semana nos hemos puesto de acuerdo. Las dos describimos a hombres orgullosos y presumidos. Es la unica comparación que admito. Como siempre,me ha gustado mucho leerte. Un recuerdo cariñoso amiga

    ResponderEliminar
  4. Te entiendo y lo entiendo. Es triste saber que el torbellino, ha terminado en soplo. Pero es triste para la hija y para el padre ,que ya ni siquiera es capaz de anudarse los zapatos y sobre todo con la tristeza en los ojos de saber que ya nada le corresponde en el devenir de la vida.
    Triste pero, para algunos, certero relato.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Un bello relato que transmite todo aquello que sientes en tu interior.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Dificilmente le encuentro sentido a las propuestas de los jueves, ¿Génesis de un personaje? ¿Por qué no decir mejor: Describe un personaje? De todos modos, como sea que diga, es tarea imposible para mi, en cambio tú, te las arreglas perfectamente para describir a uno, yo no puedo describirme ni a mi mismo...

    ResponderEliminar
  7. Me parece un personaje dotado de toda la ternura que da la mucha edad y demostrando que aún está vivo y se maneja solo, aunque no sea así.

    ResponderEliminar
  8. Hermosos relato, Bibi, has descrito a tu personaje excepcionalmente. Me encanto la ternura, la preponderancia y esa ráfaga de confusiones en tu narración.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  9. Hermosos relato, Bibi, has descrito a tu personaje excepcionalmente. Me encanto la ternura, la preponderancia y esa ráfaga de confusiones en tu narración.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  10. Lo que fuimos y en lo que nos quedamos...
    Toda la energía, toda la furia y el mal genio o su fuerza de carácter... se van al traste hasta ser una sombra de todo ello.
    Es la vida o cómo nos depara.

    Un beso muy grande.
    Enhorabuena por este relato.

    ResponderEliminar
  11. Se ve mucho cariño en esa descripción.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Entrañable texto, un retrato sensible y emotivo de un papá, que aunque tuviera sus manías y sus cosas negativas ha sabido dejar en su futuro, que son sus hijos una imagen fuerte.
    Me emocionó leerte, conocer a este personaje tan bien pintado en tus palabras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Genio y figura...así es, pero además a eso se une el miedo a depender de los demás, a no ser dueño de uno mismo. Me ha encantado tu relato que tan bien comprendo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Genio y figura...así es, pero además a eso se une el miedo a depender de los demás, a no ser dueño de uno mismo. Me ha encantado tu relato que tan bien comprendo.

    Un beso.

    ResponderEliminar

apuntas algo?

navidad bloguera

navidad bloguera
gracias Mónica!!!!!!